Poemas

Acá les paso 2 de los poemas que más me gustan e inspiran, uno es de Pablo Neruda y el otro de Rudyard Kipling (más conocido por haber escrito “El Libro de la Selva”). Espero les gusten.

Pablo Neruda – ¿QUIÉN MUERE?

Muere lentamente quien se transforma en esclavo del hábito,
repitiendo todos los días los mismos trayectos,
quien no cambia de marca,
no arriesga vestir un color nuevo
y no le habla a quien no conoce.
Muere lentamente quien hace de la televisión su gurú.
Muere lentamente quien evita una pasión,
quien prefiere el negro sobre blanco
y los puntos sobre las “íes” a un remolino de emociones,
justamente las que rescatan el brillo de los ojos,sonrisas de los
bostezos, corazones a los tropiezos y sentimientos.
Muere lentamente quien no voltea la mesa cuando está infeliz en el trabajo,
quien no arriesga lo cierto por lo incierto para ir detrás de un sueño,
quien no se permite por lo menos una vez en la vida,
huir de los consejos sensatos.
Muere lentamente quien no viaja, quien no lee, quien no oye música,
quien no encuentra gracia en si mismo.
Muere lentamente quien destruye su amor propio, quien no se deja ayudar.
Muere lentamente, quien pasa los días
quejándose de su mala suerte o de la lluvia incesante.
Muere lentamente, quien abandona un proyecto antes de iniciarlo,
no preguntando de un asunto que desconoce
o no respondiendo cuando le indagan sobre algo que sabe.
Evitemos la muerte en suaves cuotas, recordando siempre que estar vivo
exige un esfuerzo mucho mayor que el simple hecho de respirar.
Solamente la ardiente paciencia hará
que conquistemos una espléndida felicidad.

If (Rudyard Kipling)

If you can keep your head when all about you
are losing theirs and blaming it on you;
If you can trust yourself when all men doubt you,
But make allowance for their doubting too;
If you can wait and not be tired by waiting,
Or being lied about, don’t deal in lies,
Or being hated, don’t give way to hating,
And yet don’t look too good, nor talk too wise:

If you can dream-and not make dreams your master;
If you can think-and not make thoughts your aim;
If you can meet with Triumph and Disaster
And treat those two imposters just the same;
If you can bear to hear the truth you’ve spoken
Twisted by knaves to make a trap for fools,
Or watch the things you gave your life to, broken,
And stoop and build ’em up with worn-out tools:

If you can make one heap of all your winnings
And risk it on one turn of pitch-and-toss,
And lose, and start again at your beginnings
And never breathe a word about your loss;
If you can force your heart and nerve and sinew
To serve your turn long after they are gone,
And so hold on when there is nothing in you
Except the Will which says to them: “Hold on!”
If you can talk with crowds and keep your virtue,
Or walk with Kings-nor lose the common touch,
If neither foes nor loving friends can hurt you,
If all men count with you, but none too much;
If you can fill the unforgiving minute
With sixty seconds’ worth of distance run,

Yours is the Earth and everything that’s in it,
And-which is more-you’ll be a Man, my son!

Si (Rudyard Kipling)

Si puedes mantener tu cabeza en su lugar
Cuando todos la pierden e incluso te echan la culpa;
Si puedes confiar en tu persona cuando todos dudan de ti,
Pero a la vez también dar espacio a su duda;
Si puedes esperar y no cansarte de la espera;
O, si siendo engañado, no engañas;
O, si siendo odiado, no das curso al odio;
Si al hablar no exageras de lo que sabes o quieres.

Si puedes soñar y no dejar que los sueños te conviertan en su esclavo;
Si puedes pensar sabiendo descartar los pensamientos que tienes en vano;
Si puedes lidiar con el Triunfo y la Derrota
Y tratar a ambos impostores de la misma forma;
Si puedes hacer que sea escuchada la verdad que hablas
Que haya sido tergiversada por gente mal intencionada para engañar a idiotas;
O ver deshechas las cosas por las que diste la vida
Y agacharte a reconstruirlas con las herramientas desgastadas.

Si puedes juntar todo lo que ganaste y arriesgarlo todo de una vez
Y perder, y empezar de nuevo desde el principio
Sin decir a nadie de lo que era y lo que es
Si puedes forzar a tu corazón, tus nervios y tus tendones,
A que te sirvan aún cuando se hayan desgastado,
Y resistir aun cuando no hay nada dentro de ti
Excepto tu voluntad que les dice “¡Aguanta!”

Si puedes hablar a las multitudes y seguir siendo tú mismo,
O caminar entre reyes y no perder el sentido común;
Si ni amigos ni enemigos pueden lastimarte;
Si todos los hombres cuentan contigo, pero sin que seas inprescindible;
Si puedes llenar el minuto que no perdona
Con sesenta segundos de distancia bien recorrida…

Tuya es la Tierra y todo lo que hay en ella
Y, lo que es más… ¡Serás un hombre, hijo mío!

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: